Seleccionar página

Hoteles para adultos, ¿cuál es el problema?

por | Oct 18, 2018 | Con tu pareja | 0 Comentarios

Seamos claros: descansar con niños no es lo mismo que sin ellos. Eso es una realidad y lo dicen hasta los padres. Entonces, ¿por qué tanta polémica con el tema de los hoteles solo para adultos?

Decir que vas a un hotel que no admite niños es recibir instantáneamente una mirada reprobatoria y un montón de preguntas, ya sabes, del tipo ¿es que no te gustan los niños?

Pero, si eres madre, y dices que te vas con tu pareja de vacaciones y te dejas a los niños con tu madre, suegra o vecina del quinto, entonces la mayoría de las veces no pasa nada, máxima comprensión porque los pobrecitos papás lo necesitan, que yo no digo que no, pero ¿por qué no juzgamos a todos con el mismo rasero? De nuevo, juicios y presuposiciones. Y digo presuposiciones porque en el caso de una pareja con hijos que se marcha a un hotel sin niños se presupone inmediatamente que necesitan descansar, ahora como lo hagamos una pareja que no tiene hijos, entonces es que somos unos desalmados odia niños (aquí me sale un suspiro de hartazgo) y ni se contempla la posibilidad de que queramos igualmente descansar.

Asi que, quizás el problema no es el “sin niños” sino los que solemos ir: parejas o personas sin hijos. Ese sigue siendo el problema me temo.

Pero bueno, a mí me gustan estos hoteles y me imagino que a ti también, lo cual no quiere decir que si queremos visitar un lugar y no existen establecimientos asi no vayamos porque huyamos de los niños como de la peste, no, simplemente que, si los hay, los preferimos.

Mi intención es ir contándote los que vaya descubriendo, pero hoy empiezo contándote un poco más de este fenómeno, de las opiniones que hay y de las principales webs donde encontrarlos, ¿te parece? Pues sigue leyendo o dale al play.

Hoteles solo adultos, ¿cuál es el problema?

by Pilar Herráez (Pocholate, la Comunidad para Mujeres sin Hijos)

Antes de nada, quiero dejar muy claro que cuando hablo de “padres y madres” no me refiero a todos, sino a los que han empezado una especie de campaña “anti-hoteles solo adultos”. Lo digo porque no me gusta generalizar ni meter a todo el mundo en el mismo saco. No me gusta para nosotras, y tampoco me gusta para las mamás. Dicho esto, empezamos.

A pesar de que, a todos, como te contaba en la introducción, nos gusta descansar a veces (o siempre, que para gustos colores) sin los ruidos que provocan los niños, la legislación vigente no permite que hoteles u otros alojamientos similares prohíban el acceso a los menores, aunque autoriza a que se publiciten como lugares exclusivos para adultos. ¡Ay Dios…! Para mí que me prohíban entrar a un sitio o que ese sitio sea exclusivo para “x” es lo mismo, pero parece ser que ciertas palabras no pueden pronunciarse, en fin…

En este tema no hay término medio: por un lado, los que nos gusta disfrutar de la tranquilidad sin oír gritos ni sentir que si te metes en la piscina vas a tener que sortear todo tipo de brazos, pies, pelotas y objetos varios (y ojo, que aquí, no solo somos los que no tenemos hijos, porque yo misma este verano me he encontrado montones de parejas en el hotel en el que hemos estado, que viajaban solos para descansar de los niños)  y, por otro lado, las padres y madres que se quejan de las restricciones. Y esto, amiga mía, sí que no lo entiendo. Entendería que se quejasen si no se les dejase entrar en ningún hotel, pero, por favor, ¡si la inmensa mayoría de ellos son para familias! No deja de ser curioso, por no decir que me hace sospechar que la queja tiene más que ver con quejarse porque sí, que justo se quejen los que más opciones tienen, ¿no te parece?

¿Cuál es el problema?: si quieren ir a un hotel en el que los niños no pueden alojarse, ¿no será que de vez en cuando les gustaría disfrutar de estos alojamientos?, ¡pues háganlo, nadie les prohíbe la entrada!, ahora, no pretendan poder llevarse a sus pequeños porque entonces, ya serían hoteles familiares…, aunque quizás lo que quieren es que desaparezcan los “solo adultos”, en cuyo caso les preguntaría, ¿por qué?, ¿qué es lo que les molesta realmente? Es como si los que solemos ir a los hoteles de solo adultos nos quejásemos de que existan los hoteles familiares, ¿no?, pero yo no he oído a ninguna pareja, hombre o mujer sin hijos quejarse por esto, simplemente, no los usamos y punto y si los usamos, no nos quejamos de que haya niños.

En cualquier caso, la polémica está servida y hay quién habla de discriminación y comparan la restricción de estos a mayores de 18 años con la discriminación por raza o religión. Mira, soy una persona respetuosa, bastante tolerante y que no me gusta la confrontación, pero tengo que mojarme: hacer esta comparación me parece una auténtica locura. Es como si dijésemos que, porque a los adultos no se nos permite jugar en un parque de bolas, de esos en los que se celebran cumpleaños, nos están discriminando, ¿a quién se le ocurre eso?

De hecho, cuando se empezaron a conocer en España estos hoteles se comenzó a usar el hashtag #HotelesSinNiños en las redes y se armó buena. Hubo muchas opiniones a favor y en contra como puedes ver si pones ese hashtag en el buscador de Twitter.

En España es una oferta que tardó en cuajar precisamente por las críticas de las familias, de hecho, algunas cadenas como Hoteles Barceló, tuvieron que ver cómo muchos clientes se enfadaban y no entendían esta nueva apuesta, pero, curiosamente, como leí en un artículo, según Antonio Bauzá, subdirector de Marketing de la cadena, eran las parejas con niños las que más lo demandaban.

La oferta es pequeña aún, ya que, según datos de julio de este año, no llega a un 5% del total de establecimientos hoteleros, aunque está creciendo. En España, hasta hace unos años, estos hoteles se situaban sobre todo en las islas y en las costas, pero ya existen hasta en el interior, de hecho, estamos los terceros en el ranking de hoteles “Adults Only”, siendo Japón la “number one”, seguida de Brasil. Las localizaciones con más hoteles para adultos en España son Maspalomas (Gran Canaria) y Santa Eulalia (Ibiza).

Pero lejos de ser una moda que nació así de la nada, este tipo de alojamiento tiene su origen en los hoteles para luna de miel que surgieron en el Caribe en los años 70 y desde entonces solo han ido adaptándose a los nuevos tiempos y la nueva demanda, así que, no sé por qué tanta polémica. Nadie se quejó de disfrutar su luna de miel en ellos, ¿no?, ¿qué diferencia hay en querer disfrutar de un fin de semana o de unas vacaciones?

Sea como sea, la realidad es que siguen aumentando para alegría de unos cuantos, y cabreo de otros, y que cada vez son más los portales web que ofrecen este tipo de alojamiento. Para muestra, te dejo alguno de ellos, en los que podrás encontrar hoteles situados en España:

Pero la oferta para adultos no acaba en los hoteles, sino que ha llegado también al transporte. Por ejemplo, ya existen tres compañías aéreas asiáticas (Malaysa Airlines, Air Asia y Scoot) que ofertan asientos en las llamadas “quiet zones” en las que volar solo acompañados de adultos por un suplemento.

Los cruceros desde hace tiempo tienen habilitadas zonas exclusivamente para adultos, por ejemplo, de los Cruceros Disney, han reservado en algunos de sus barcos zonas de acceso exclusivo para adultos que quieran disfrutar de una mayor tranquilidad.

Otras compañías como Costa Cruceros, Norwegian Cruise Line o MSC Cruceros proponen travesías completas solo para adultos, así como espacios exclusivos sin niños en los buques tradicionales.

Y en cuanto al transporte en tren, en Reino Unido existen las llamadas “cabinas calma” eso sí, sólo para los pasajeros de clase ejecutiva que no quieren mezclarse con los más pequeños y en España tenemos a la compañía de ferrocarril Renfe que en 2014 habilitó el llamado “coche en silencio” en el AVE, un vagón con unas características muy especiales: una iluminación tenue, no tiene megafonía, no permite las llamadas telefónicas y no admite a menores de 14 años. Y el precio es igual que cualquier billete en clase turista.

En fin, que cada vez el concepto solo adultos va teniendo más oferta y no olvidemos que cuando la oferta aumenta es que hay una demanda que así lo pide.

Y esto es todo por hoy. Me encantará que me cuentes si has visitado alguno de estos establecimientos o has viajado en la zona solo adultos de alguna compañía aérea o ferroviaria y si lo has hecho, sería genial que lo compartieras. Yo por mi parte, iré escribiendo sobre algunos de ellos.

Un abrazo enorme y ¡hasta pronto!

Pocholate

La comunidad para mujeres sin hijos

01020306

¿Quieres preguntarme algo?

   hola@pocholate.com

© 2018 Pilar Herráez Todos los derechos reservados

Pin It on Pinterest

Share This